Carrera Popular Barrio Zofío

Este año la carrera no será organizada por la Asociación de Vecinos como en la dieciséis ediciones anteriores. De hecho ni se va a celebrar ya que la Junta Municipal del Distrito de Usera arrebató la carrera a la Asociación de Vecinos para regalársela una empresa de cuyo nombre no quiero acordarme y éstos han demostrado su absoluta inoperancia.

Así que aprovecho para contar nuestras desventuras para organizar la carrera del año pasado porque algunos se piensan que organizar una carrera es como soplar y hacer vasos y os aseguro que no es así.

Organizar una carrera no es fácil. Todo corredor debería estar “al otro lado de la barrera” para valorar lo que implica organizar una prueba.

Queremos ir contando los pasos que hemos ido dando para que os hagáis una idea del trabajo que lleva detrás. Además de las reuniones presenciales, el WhatsApp y el correo electrónico han echado humo durante estos meses.

Así se “cocinó” la Carrera del Zofío 2017.

13 de enero de 2017: Apareció el primer WhatsApp en el grupo de la carrera tratando de fijar una reunión para comenzar a preparar la XVI edición de la Carrera del Zofío.

1 de febrero de 2017: Se celebra la primera reunión para hablar sobre la celebración de la carrera del Zofío 2017. Se establece como fecha de celebración el 18 de junio como ya habíamos hablado por WhatsApp, ya que así aparecía en el calendario de carreras del ayuntamiento. Se acuerda también mantener los precios de las inscripciones como el año anterior.

1 de marzo de 2017: Se celebra la segunda reunión. Se confirmaron algunos patrocinadores de años anteriores y alguno nuevo y se decidió hablar con Evedeport para ver si podíamos contar con ellos para el tema del cronometraje como el año pasado.

4 de marzo de 2017: Se actualiza la página web con información sobre la edición de 2017.

8 de marzo de 2017: Primera ronda de visitas a los patrocinadores del año anterior para averiguar sus intenciones, si van a seguir o no patrocinando la carrera.

13 de marzo de 2017: Juanma realizó los primeros carteles para la carrera, para ver cual nos gusta más. Nada menos que seis carteles para elegir. Nos lo puso muy difícil con tantas opciones.

17 de marzo de 2017: Se entrega en la Junta Municipal la documentación necesaria para solicitar los permisos para la realización de la carrera.

25 de marzo de 2017: Se seleccionó el cartel para la carrera. Elegido por unanimidad el número 3. Se utilizará también para el banner de la página web.

27 de marzo de 2017: Se abren las inscripciones en Evedeport.

31 de marzo de 2017: Se abren las inscripciones en Ticket Run, plataforma de carreraspopulares.com.

29 de marzo de 2017: Se celebró la tercera reunión donde se sugirió la idea de solicitar baños químicos portátiles para el día de la carrera. Se fija el 1 de mayo la fecha límite para tener “atados” los patrocinadores y cerrar el cartel de la carrera.

19 de abril de 2017: Cuarta reunión para hablar de la carrera. Nos quedamos todos de piedra cuando nos enteramos que la Junta Municipal ha sacado a licitación la organización de todos los eventos deportivos del distrito, en el que han incluido la Carrera del Zofío.

A partir de esa fecha todo queda en standby esperando a que aparezca la empresa adjudicataria.

17 de mayo de 2017: Quinta reunión. Viendo que faltaba un mes para la celebración de la carrera y después de haber perdido casi un mes sin saber nada de la empresa, decidimos tirar hacia delante para no tirar por la borda todo el trabajo ya hecho. Viendo que las inscripciones iban “flojas” decidimos repartir octavillas al final de algunas carreras.

19 de mayo de 2017: Visita a unos cuantos patrocinadores para ver si iban a participar en esta edición.

24 de mayo de 2017: Reunión en la Junta Municipal a tres bandas: la Junta, la empresa adjudicataria y nosotros.

25 de mayo de 2017: Sexta reunión. Quizás la más importante, ya que se debate sobre continuar con la organización bajo el paraguas de la empresa adjudicataria o dejar que sea la empresa la que haga todo. Se decide continuar con la organización, ayudados por la empresa, motivados principalmente por el compromiso con los patrocinadores y otros corredores. Esto provoca un cisma en el grupo organizador ya que dos personas abandonan el grupo por no estar de acuerdo con la idea de trabajar para una empresa.

26 de mayo de 2017: Se imprimen cuatro mil octavillas a toda prisa con la idea de repartir la mitad en la Carrera Liberty, a celebrar dos días después. Las octavillas se terminan a última hora del viernes y me toca ir a por ellas a una imprenta situada donde Cristo dio las tres voces.

28 de mayo de 2017: Se reparten las dos mil octavillas previstas tras la carrera. Vamos Charly y yo con las octavillas hasta allí, las repartimos y luego cuando entraron en meta Antonio y algunos corredores de Parque Sur nos ayudaron. Tras esta entrega suben las visitas a la página y las inscripciones aunque no al ritmo que nos hubiese gustado.

29 de mayo de 2017: Se hacer, por fin, el cartel definitivo. Un mes después de la fecha prevista en un principio. ¡¡¡Ya llevamos un mes de retraso!!! Se llevan las hojas de inscripción a los establecimientos que se han comprometido a realizar inscripciones.

30 de mayo de 2017: Recogemos los carteles recién impresos en la imprenta. Llevamos octavillas a un grupo de corredores que entrenan en el parque de Pradolongo.

31 de mayo de 2017: Se reparten diez carteles a los distintos patrocinadores.

1 de junio de 2017: Por la mañana se reparten carteles al resto de patrocinadores. Por la tarde tenemos la séptima reunión. Lo más importante de la reunión es que se decide bajar a 500 dorsales como máximo, ya que sobrepasar ese número nos desbordaría y entonces la carrera ya no sería lo que es.

2 de junio de 2017: Visita a Capital Radio, al programa A tu ritmo de Luis Blanco. Allí hablamos de la carrera.

4 de junio de 2017: Entrega de octavillas en la Carrera de la Ciudad de los Ángeles.

5 de junio de 2017: Pegada de carteles en el parque de Pradolongo, para que los puedan ver los corredores que por allí entrenan.

Se hacen más carteles y más octavillas. La idea de los carteles es ponerlos en establecimientos del barrio aunque no sean patrocinadores. Las octavillas se repartirán en la Carrera de Carabanchel y en el torneo de la Escuela de Fútbol.

6 de junio de 2017: Nos llega la nada agradable noticia de que no hay existencias de las camisetas de 42K que queríamos. Echan la culpa a los estibadores. Alguien tiene que tener la culpa.

7 de junio de 2017: En 42K no quedan ni camiseta de tirantes ni camisetas sin mangas, así que hay que buscar otro fabricante. Al menos no hay problemas con las mochilas y los dorsales.

Hicimos la octava reunión presencial. Tratamos sobre todo el tema de los colaboradores el día de la carrera, nos hicimos una bonita foto y lo más importante fue acordarnos de Bibiano, colaborador habitual de la carrera que falleció días antes. Acordamos dedicar un minuto de silencio en su memoria.

8 de junio de 2017: Acqua Royal tiene existencias de camisetas de tirantes, así que pedimos camisetas de color naranja del modelo Speed. Evedeport nos asegura que estarán para el día de la carrera. ¡Confiemos en que sea así!

11 de junio de 2017: Reparto de octavillas en la Carrera Urbana de Carabanchel. Otros fuimos a Orcasitas, pero la asistencia de corredores a esta última carrera fue casi testimonial.

12 de junio de 2017: Llegamos a la última semana, la más estresante. Para empezar se envía un correo a todos los participantes de otros años recordando que ya queda menos de una semana para la celebración de la prueba. Se observa un incremento de las estadísticas de la web de la carrera y del número de inscritos, quizás motivo del reparto de las octavillas en Carabanchel. El cabo de la policía que había venido casi todos los años este año no puede venir y esa es una mala noticia porque él ya conoce a la perfección los entresijos de la carrera.

13 de junio de 2017: Nos acercamos a los 300 inscritos, cuando a principio de mes llevábamos poco más de cincuenta. De nuevo se vuelve a cumplir que es en la última semana cuando más gente se apunta. Damos el OK a Evedeport para que empiecen con la estampación de las camisetas. A las 18:30 tuvimos la décima reunión presencial para tratar de cerrar los últimos detalles con la empresa adjudicataria.

Por la noche nos enteramos de la noticia de que nos fallan dos de los colaboradores más fieles y útiles. Tienen un compromiso ineludible. Habrá que buscar alternativas, porque uno de ellos es el de la moto, el que abre carrera y se conoce los circuitos a la perfección.

14 de junio de 2017: Siguen aumentando las visitas a la página y lo que es más importante, las inscripciones. Ya llegamos a 350 y aunque estaba previsto que por internet se cerraran este día, lo alargamos un día más para aprovechar este tirón.

Confirman desde la policía que pondrán ellos un motorista que abra carrera, ¡menos mal! Confirman que las camisetas ya están estampadas y que las envían para la Asociación. Extraordinario, el tema de las camisetas ha sido de récord. Decidimos utilizar una página web que genera números aleatorios para sortear las nueve invitaciones al gimnasio de GO fit. Esos nueve números serán las posiciones de la carrera, no los dorsales. Se pasan a formato electrónico más de cien inscripciones que se habían hecho a mano en la Asociación.

15 de junio de 2017: ¡Se pasan de las cuatrocientas inscripciones! Algo inaudito visto lo visto como empezamos el mes. Lo malo es que el número de niños inscritos es un poco bajo y una de las ideas de hacer esta carrera es de fomentar el deporte entre los niños. Llegan las camisetas, los dorsales y las mochilas. ¡Fenomenal! Las camisetas han quedado muy chulas, seguro que gustan a los corredores.

Se piden camisetas para los colaboradores, sesenta en total, para que nos distingan el día de la carrera. Veremos si llegan para el domingo siendo ya jueves, pero los de Evedeport piensan que podrían estar.

Nos subimos un par de ellos a la Asociación para comprobar la mercancía que llegó por la mañana y para que haya gente en el local si viene alguien a apuntarse a la carrera. Comprobamos que está todo OK.

Confirman de la policía que los puestos a cubrir en cruces por nuestra gente son siete, como el año pasado.

Nos pasamos por la óptica y el herbolario a recoger las inscripciones. Se pasan al ordenador y nos damos cuenta que hay ¡¡¡483 inscritos!!! Menos mal que me van dictando los nombres porque son muchas las inscripciones que hay que pasar al ordenador.

16 de junio de 2017: Llegan batidos de Central Lechera Asturiana cortesía de GO fit.

Nos acercamos a por el jamón cortesía de Carnicerías Nacho que se llevará el equipo más numeroso.

Llegan los trofeos y las medallas.

Se compran chuches para la bolsa de los niños.

Se comprueba que los trofeos y las medallas están correctos.

Se compra material necesario para el día D: celo, precinto, rotuladores, marcadores, bolsas de basura para el guardarropa, etc.

Se recoge de la óptica alguna pancarta y los regalos que generosamente ofrecen para el sorteo.

Llegan a las siete de la tarde las camisetas de los niños y se preparan las 200 bolsas para los niños metiendo en las bolsas la camiseta y algún objeto. Se mete también publicidad en la bolsa de los adultos.

17 de junio de 2017: Antonio se curra unas cajas para meter los dorsales y unos cartelitos para clasificarlos del 1 al 100, del 101 al 200, etc. A la salida del curro, a temprana hora, trae los actimeles de Danone. Inmediatamente se llevan a una cámara para que no se pierda la cadena de frío.

A las nueve de la mañana quedamos unos cuantos para pintar el circuito. Dos pintan en el sentido en el que van los corredores y otros dos, en sentido contrario. Lo ideal sería encontrarse en el punto kilométrico 2,5.

Llegan los plátanos cortesía de Hiper Usera. Además llegan también las botellas de agua y los zumos, pero no hay mostradores.

Por un malentendido y las prisas, nos hemos quedado sin mostradores, pero tenemos una nevera, un mostrador viejo y alguna mesa. No sabemos si va a servir, pero tiene que servir.

Se recogen 600 botes de Coca Cola cortesía de GO fit.

Unos empapelan el barrio indicando que no se debe aparcar en la zona de meta/salida de la carrera y otros van a por hielo para ir enfriando las bebidas para el día siguiente. Ángel es un artista del hielo, lo tiene todo controlado para que al día siguiente el corredor pueda coger el agua fresquita.

Un tipo llama preguntando donde hay una nevera para dejar unas barritas y teme que se derritan si no se guardan en un frigorífico. Se hace sitio en la nevera sacando las botellas de refresco.

Acaba el día quedando al día siguiente a las cinco y cuarto de la mañana para montar todo el dispositivo.

18 de junio de 2017 el día D: Como siempre, Antonio es el primero en llegar y no hay nadie en el local de la Asociación todavía. Poco a poco vamos llegando y a las cinco y media ya somos unos cuantos los que estamos esperando a que llegue la furgoneta.

Esperamos que llegue Ángel con las porras, pero no llega, así que nos ponemos manos a la obra en ayunas. Unos van cargando y descargando la furgoneta y otros van colocando las vallas. Es aún de noche cuando nos ponemos manos a la obra.

Se les ha ocurrido dejar todas las vallas justo en medio de donde montamos el corralito para el podium, así que hay que sacarlas de ahí. Como es imposible mover todo el paquete, hay que ir abriendo el candado de cada paquete e ir llevando fuera del rectángulo del podium todas las vallas.

Se colocan los barriles de agua, se montan los mostradores y se improvisa alguno con dos vallas y un tablero ¡Genial idea! Se colocan las mesas para los dorsales y cuando vamos a por los dorsales ¡horror! ¡No se abre la puerta del local de la Asociación! No es malo que se hayan quedado dentro los dorsales y alguna cosa más. Lo peor es que ¡se han quedado dentro las porras!

Con maña y con fuerza se consigue abrir la puerta después de haber estado más de uno a punto de palmar de un ataque de nervios. Se traen los dorsales y las porras y nos disponemos a desayunar antes de que empiece a venir la gente, aunque alguno ya pulula por allí.

Los de Evedeport, la empresa de cronometraje, ya ha montado su infraestructura y también se pasan a por unas porras. Después de pone en marcha el generador y de nuevo ¡horror! El generador no funciona bien y ha quemado una impresora y tres fuentes de alimentación de Evedeport. Una de las cosas que tenía que hacer la empresa y lo hace mal, fatal, ¡¡¡pero esto qué es!!!

¿Qué hacemos ahora? No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras viene otro, así que de nuevo improvisación al poder. Se les ocurre conectar varias mangueras de cables y traer la electricidad desde el local de la Asociación, que está a 70 metros, hasta la zona de meta. En diez minutos está la cosa funcionando de nuevo. Y menos mal que Evedeport tenía material redundado, que si no, hubiese habido problemas para imprimir las clasificaciones.

Luego llegó el momento de más agobio, cuando todo el mundo quiere su dorsal y además otros desean apuntarse a la carrera, así que toca multiplicarse para este menester. Algunos corredores amigos echan una mano con los dorsales en esos momentos de mucho agobio. Se nota que es una carrera realmente popular: organizadores, colaboradores y corredores se mezclan por igual para que la carrera salgo adelante. En el ropero tampoco están de brazos cruzados, que hasta 200 personas dejaron sus pertenencias.

Sobre las nueve menos veinte, se va pasando el agobio y aunque viene gente no es el flujo interminable de un rato antes. Empezamos a respirar tranquilos, pero algunos estamos todavía haciendo cambios de última hora que tienen que estar para que cuando a las nueve den la salida. Además empiezan a llegar niños que se quieren apuntar a sus pruebas.

Los voluntarios están en los cruces asignados, hay gente en los puestos de agua y en los mostradores, los del ropero colocan las últimas bolsas, la gente del cronometraje mete las últimas inscripciones en su sistema, los corredores se agolpan cerca de la línea de salida y a las nueve en punto se da el pistoletazo de salida de la carrera de los mayores. Parece que este año hemos vuelto a acertar con la camiseta, ya que vemos multitud de gente con la camiseta de la carrera tomar la salida.

Para muchos llega un momento de tranquilidad, pero algunos estamos todavía metiendo en el ordenador las inscripciones de los niños que van llegando; sin embargo no dura mucho la tranquilidad porque en dieciséis minutos están los primeros clasificados de la carrera de cinco kilómetros. Para Antonio, el speaker, comienza una tarea ardua, animando a la gente que sigue para hacer dos vueltas y dando la enhorabuena a los que van llegando. No se queda mucha gente sin su ración de ánimo porque Antonio, corredor habitual, conoce a muchos de los participantes. Aquí son todos corredores sí, pero muchos son amigos.

Acaba la carrera de diez kilómetros y antes de comenzar las carreras de los niños comienza la entrega de trofeos a los mayores. Algunos se llevan copas y otros su bolsa bien surtida: agua y refresco recién sacados de la cuba con hielo, plátano, barrita, batido, actimel y su camiseta de tirantes, ideal para el verano. ¿Alguien da más por 8 €? Resulta emocionante observar un detalle nunca visto. Una de las corredoras ha decidido comprar con su dinero, por su cuenta y riesgo, dos cestas con frutas y se las entrega al primer chico clasificado y a la primera chica. Un gesto que indica bien a las claras lo que es esta carrera.

Después de los trofeos comienzan los niños. Ahora el cronometraje es sin chip y nuestro compañero Miguel Angel se coloca al lado de la línea de meta con el ordenador y un chico joven con buenos ojos para ir cantándole los dorsales de los que entran. Un corredor pasaba por allí y nos pregunta si nos echa una mano a cantar los dorsales. Pues claro que sí, ¡esta es vuestra carrera!

Acaban los niños, el cronometrador saca las clasificaciones y por fin puede respirar tranquilo. Su trabajo principal ha terminado. Todo el mundo marcha al recinto donde está montado el pódium para asistir a la ceremonia de premiación y del posterior sorteo.

Aquí se ve de nuevo lo que es esta carrera. Algunos padres entregan los trofeos a sus hijos. Todos los niños se ofrecen voluntarios para sacar los papeles del sorteo. La gente no sólo ha corrido, también se lo ha pasado bien y eso es lo más importante.

Acaba el sorteo y la gente se marcha a casa. No todos, algunos todavía tenemos tarea. Hay que recoger todo lo que pusimos por la mañana. Se retiran las vallas y se agrupan y todo lo que se sacó de la Asociación vuelve allí. La edición 2017 ha acabado y algunos miembros del comité organizador se funden en un abrazo y alguno derrama lágrimas. Este año ha sido difícil, pero lo hemos sacado adelante.

Acaba la jornada con un pequeño ágape. ¿Nos lo hemos merecido?

Esto no es una carrera como algunos piensan, esto es un festival donde disfrutamos todos: los corredores, los organizadores, los colaboradores, los acompañantes e incluso los patrocinadores que algunos se han animado a correr y luego se animan a entregar los obsequios que han ofrecido. Esta fiesta del atletismo popular nos ha sido arrebatada en 2018. Confiemos en que vuelva la cordura y en 2019 podamos volver a disfrutar del atletismo popular en estado puro.

Anuncios